LA WSTA CONSIGUE ELIMINAR LAS BARRERAS NO ARANCELARIAS A LOS VINOS EN EL REINO UNIDO

wsta

LA WSTA CONSIGUE QUE EL GOBIERNO DE REINO UNIDO ELIMINE LOS TRÁMITES INNECESARIOS A LA IMPORTACIÓN DE VINO TRAS EL BREXIT


Ante los costosos y prolongados formularios VI-1 del vino importado, la Wine And Spirits Trade Associaton inició su campaña defendiendo la eliminación de estos.

Acabar con esta burocracia significará que los 33 millones de consumidores de vino del Reino Unido podrán seguir disfrutando de la amplia gama de vinos importados sin costes adicionales.

Desde su salida de la Unión Europea, la aprobación de nuevos trámites a la introducción de vino frenó las importaciones en el Reino Unido. El coste según afirma la WSTA es de aproximadamente 70 millones de libras.

La decisión de eliminar todos los certificados de importación de vino, no solo los de vino de la UE, supondrá un ahorro aún mayor: aproximadamente 100 millones de libras esterlinas.


Las formas VI-1 específicas de vino ahora no serán necesarias para las importaciones de la UE. Esto supone un gran impulso para los productores, importadores y consumidores:

• el 99% del vino consumido en el Reino Unido es importado
• el 55% de ese procedente de la UE.

La industria del vino en Reino Unido aporta alrededor de 11 mil millones de libras cada año en actividad económica y emplea a 130.000 personas en toda la cadena de suministro. La eliminación de estas barreras no arancelarias, promovida por la WSTA, evitará que el precio de una botella de vino aumente en alrededor de 13 peniques.

Si los planes para introducir VI-1 en el vino procedente de la UE hubieran entrado en juego, las importaciones habrían requerido análisis de laboratorio, un proceso que según las estimaciones de la WSTA habría costado alrededor de 330 libras esterlinas por envío y bien podría haber disuadido a los productores más pequeños de enviar sus vinos al Reino Unido reduciendo las opciones de los consumidores.